Acceder a la Guía

Primera huelga pacifica llevada a cabo en Bellavista Nayarit

Saúl Armando Llamas López.

Domingo, 4 de Marzo del 2018. 4:05:10 pm

Letra más grande

La movilización obrera en Bellavista fue antes que Cananea, Sonora en 1906 y Río Blanco, Veracruz en 1907, siendo la Primera en el país.

Enrique y Pedro Elías Salazar, convertidos en líderes naturales de los obreros textiles, con las experiencias de 1894 (con las hermanas Quintero) y en 1896 que vivieron siendo muy jóvenes y animados por los ideales liberales sociales de los Flores Magón, preparaban muy cuidadosamente todos los detalles de la protesta pública ante el gobierno establecido en el territorio.

Al amanecer de un día "normal" de trabajo, 4:30 de la mañana del día Lunes 20 de Marzo de 1905, el viejo silbato de la factoría estaría convocando al trabajo como habitualmente lo venía haciendo desde hace más de sesenta y cuatro años (desde 1841) sin interrupción; pero esta vez los obreros respondían al llamado solo para organizarse frente a la fábrica antes de llegar al viejo portón, para momentos después emprender la marcha hacia la capital, Tepic.

Hombres y mujeres iban pasando lista de presentes, optimistamente con la estimulante frescura de a esas horas de la mañana proporcionaban los frondosos fresnos. Nadie, ni uno solo hombre dio un paso más allá de la puerta de entrada de la fábrica. Directores y mayordomos iban y venían desesperados rumiando su coraje y desesperación ante la actitud de los obreros, iban y venían con las manos echadas hacia atrás, tramando quizá la dulce venganza, los obreros entre tanto, todos junto con familiares y correligionarios de otros centros de trabajo cercanos, sumando más de quinientas personas en total inician la caminata a pie por el viejo camino de terracería.

Cerca de las 9 de la mañana llegaban a Tepic en el mayor orden que nos podemos imaginar. Estaban en las goteras de la población con algunas leyendas desafiantes contra el poder constituido.

En las primeras calles los encontró el ejercito que listo estaba a apretar el gatillo de sus empolvadas armas para disolver cuanto antes la manifestación, caso que los trabajadores se negara a hacerlo voluntariamente, según lo advirtieron los oficiales a los líderes que encabezaban la muchedumbre. Y por más que Enrique y Pedro Elías trataron de explicar el objeto pacífico de la protesta, solicitando de ella permiso para continuar hasta la casa de gobierno para poder presentar su queja y pliego petitorio, el pretoriano que comandaba el cuerpo de militares una y otra vez con voz enérgica, casi gritando les exige, les ordena que se retiren o se verá en la necesidad de abrir fuego.
? ¡Retírense, es preferible! ¡Tenemos órdenes de disparar a la primera manifestación de violencia o de que se nieguen a retirarse!
? Pero Señor Oficial, permítanos. Aseguramos a usted orden y disciplina en nuestros movimientos hasta la casa de gobierno, decía Enrique G. Elías.
? ¡Ni un paso más, he dicho! ¡Preparen! ¡Apunten!... Se escuchó la ronca voz del oficial.

A lo que los líderes para evitar que la sangre corriera, tanto la suya como la de sus hermanos, prefirieron regresar en la misma forma que llegaron. Solo que no pudieron impedir que muchos de los trabajadores se dispersaran perdiéndose en los montes cercanos por temor a que el ejército les diera alcance y pudiera masacrarlos.

Inútilmente esperaron un día después la respuesta del jefe político General Mariano Ruiz, razón por la que se vieron obligados a reanudar labores en el centro de trabajo.

" En 1905, ya se verificó una huelga en toda forma, en donde los obreros ni hicieron caso de las amenazas de don Faustino Somellera, que pretendía impedir el movimiento; desgraciadamente nuestra huelga fracasó, por falta de apoyo a las autoridades; indiferencia del comercio y cobardía de la prensa local; todas las clases sociales tuvieron miedo, negándose a impartirnos la más insignificantes ayuda moral; para amedrentarnos, el gobierno desplegó gran aparato de fuerzas el jefe de esas gentes nos manifestó que tenía órdenes terminantemente de la Superioridad, para disolver a balazos grupos de dos personas"? Menciona Enrique G. Elías Salazar.

LOS RESULTADOS

Don Faustino, se manifestó implacable ordenando que se desterrara del lugar con todo y su familia a los integrantes que no volvieran a sus labores en el tiempo fijado. Con estas contrariadas condiciones, no quedó otro camino que romper este bello movimiento, el primero verificado en la República, no obstante el terror imperante y las nulas garantías que tenía el elemento trabajador, los obreros de Bellavista, a pesar de encontrarse completamente aislados, por no tener comunicación con sus hermanos de clase, siempre mantuvieron latente el espíritu de lucha.

Los periódicos de esa época imprimían en sus titulares (la mayoría de manera clandestina) los magníficos hechos de Bellavista, esta gesta libertaria influida por Ricardo Flores Magón y los Clubes Liberales nacientes y lideradas por los Hermanos Enrique Gregorio y Pedro Exiquio Elías Salazar, hazaña que detonó e influyó socialmente en otras fábricas como con las Huelgas de Cananea y Río Blanco (con resultados violentos) que ha de anunciar la más grande convulsión que ha tenido lugar en México en el pasado siglo: la Revolución Mexicana.

La Huelga de 1905 fue preludio de esa movimiento que inicia Francisco I. Madero con las armas en la mano, como único recurso para forzar al dictador Porfirio Díaz que abandone el poder y seguir luchando en la búsqueda constante de un país cuyo marco general sea la justicia y la redención de la clase trabajadora: obreros y campesinos fundamentalmente, mediante una justa distribución de la riqueza.

Enrique G. Elías, continuó con ese liderazgo nato para encausarse en la política, siendo el organizador del Primer Sindicato Rojo de Trabajadores Textiles el 7 de mayo de 1916; primer sindicato de obreros y obreras de Bellavista, y fundando la casa del Obrero Mundial en Tepic, tuvo participación para que se diera la orden constitucional del nombre de Estado Libre y Soberano de Nayarit dejando a tras al de Séptimo Cantón de Jalisco, así mismo participando en propuestas en las cuales se lograron la reducción de horas de trabajo de 12 a 8 diarias, posteriormente fue candidato a la gubernatura del estado en donde triunfó José Santos Godínez.

El comité directivo del primer sindicato (fundado un 7 de mayo de 1916) quedó como sigue:

Secretario General: Enrique G. Elías Salazar.
Secretario del Exterior: Pedro E. Elías Salazar.
Secretario del Interior: Ireneo Fuentes.
Tesorero: Silverio Cárdenas.
Subtesorero: Ramón Llamas.

Siguieron este movimiento: Micaela Ríos, Victoriana y Daniel Arroyo, Adelaida y Mariana Castañeda, Maclovía, Trinidad y Francisca Quintero, Posteriormente: Alberto Arroyo, José Stéphens, José Luis Vallejo, Everardo Cruz García, Clemente Soria; Juan Arana, Modesto Meza, Manuela Galicia, doña Sebastiana, etc.

No cabe duda que la Huelga de Bellavista del 20 de Marzo de 1905, tuvo una gran influencia, directa o indirectamente en la sociedad obrera y política del México de principios de siglo XX.

El Sol de Nayarit en Facebook

Comentarios

Agrega un Comentario
Nombre:
Cometario:
Nota.- Se recomienda discreción a la hora de vertir un comentario ya que todo lo que se escriba se publicará sin edición, restricción o censura alguna.
El Sol de Nayarit se reserva el derecho de eliminar algún comentario que considere difamatorio o que pudiera ser ofensivo para alguna persona, así como también se reserva el derecho de eliminar cualquier comentario amenazante, intimidatorio o que pretenda difundir temor o inestabilidad social.
<< Anterior
Aviso Oportuno
Siguiente >>