Acceder a la Guía

Con precaución

Un abierto desafío

Escritor

Domingo, 23 de Julio del 2017. 7:26:20 pm

Letra más grande

La actitud que asumieron tanto los dirigentes como los concesionarios del Servicio del Transporte Urbano (STU), se podría deducir como un abierto desafío a la actual administración del gobierno estatal; podría considerarse como una afrenta hacia el aún gobernador del estado, quizás por aquella máxima de que ?el rey ha muerto, viva el rey?; sin embargo, y a pesar de que todavía faltan prácticamente menos de dos meses para que concluya esta actual administración, dichos permisionarios y dirigentes del STU aún no se pueden ir por la libre así como así.

A menos, como señalan varias personas, que todo esto se trate de una estrategia para ver la reacción de la ciudadanía respecto al posible aumento en las tarifas y que todo se deba a un caldo de cultivo, para que al entrar la nueva administración se dé el esperado incremento a las tarifas del STU y desde luego, a los taxis también; sin embargo, es de esperar que el descontento popular tenga que saltar a la vista despertando las mismas preguntas de siempre en cuanto a que ya no es negocio el STU, y si no es así, entonces ¿por qué siguen ahí? Porque se entiende que cuando algo no es negocio se deja de lado para buscarle por otro lado ¿o no es así?

Queda claro que gran parte de la población está consciente de que todo ha subido de precio y que el aumento a los combustibles sí que le ha pegado duro al STU, y más por el encarecimiento de refacciones, ruedas y demás implementos que por necesidad de uso son imprescindibles para el buen servicio de las unidades, que no de muchos de sus conductores que se comportan muy patanes con los usuarios. Sin embargo, si bien se entiende que el incremento en los precios de todo lo que ocupan las unidades del STU les ha hecho cierta mella en las ganancias de los concesionarios, lo que pretenden cobrar no se ajusta de acuerdo al salario que la mayoría de la población percibe y más, porque si todo ha aumentado, el salario es el que no se ha incrementado ni siquiera de emergencia ante la inutilidad que tiene el salario actual; y si acaso hay alguien que diga que peor es nada, es casi seguro que con la desprotección en que ha caído la clase trabajadora, podría ser que entre el sector patronal se les siga haciendo mucho lo que pagan a sus trabajadores y pretendan reducir aún más el magro salario que ofrecen.

Por lo regular siempre que se hacen estudios para ver la posibilidad de un aumento en las tarifas del STU, se ven los pros y los contra de las ganancias de los concesionarios; sin embargo, no se hacen dichos estudios con base a los salarios que percibe la población, un estudio a fondo de cuánto es lo que percibe un trabajador y cuánto gasta en transporte, para que se vea de bien a bien que hay infinidad de asalariados que prácticamente nada más trabajan para pagar el transporte de su casa a su centro de trabajo y viceversa, y esto sin contar cuando se le hace tarde y tiene que pagar taxi en cualquiera de los sentidos o en ambos. Así que si se hace un estudio para ver cuánto se desglosa de cada peso que obtienen los concesionarios para refacciones, impresión de boletaje y demás papelería y salario de choferes, igual se debe estudiar qué puede hacer un trabajador con lo que le queda de un salario de aproximadamente 80 pesos después de tener que pagar por ahora, en caso de tener que tomar cuatro camiones diariamente, 24 pesos, aparte de tener que pagar comida en las inmediaciones de su centro de trabajo.

Hay personas que comentan que se dieron cuenta de que algunos choferes del STU sí estaban cobrando ocho pesos por pasaje este pasado sábado 22 del presente mes, pero a nivel personal estuve observando por lo menos 20 minutos en la Plaza Antigua, otro tanto de tiempo por la calle Puebla a espaldas de la Presidencia Municipal e igual tiempo en la calle Veracruz entre la Hidalgo y la Zapata y no vi que alguien protestara al estar pagando en los camiones de las diversas rutas que ahí convergen.

Abordé un camión de la ruta Jazmines y durante el largo trayecto que necesité recorrer no miré alguna anomalía, nadie protestó al chofer nada precisamente porque iba cobrando seis pesos. Una señora que se sentó a mi lado y que al subir a la unidad le dijo al conductor que enseguida le pagaba, me preguntó cuánto me habían cobrado, comentando la señora que a una comadre un camión de la ruta Mololoa le había cobrado ocho pesos y que iba a poner su queja porque traía el boleto para la denuncia. Cosa que posiblemente haya sido una más de las tantas leyendas urbanas.

El Sol de Nayarit en Facebook

Comentarios

Agrega un Comentario
Nombre:
Cometario:
Nota.- Se recomienda discreción a la hora de vertir un comentario ya que todo lo que se escriba se publicará sin edición, restricción o censura alguna.
El Sol de Nayarit se reserva el derecho de eliminar algún comentario que considere difamatorio o que pudiera ser ofensivo para alguna persona, así como también se reserva el derecho de eliminar cualquier comentario amenazante, intimidatorio o que pretenda difundir temor o inestabilidad social.
<< Anterior
Aviso Oportuno
Siguiente >>