Acceder a la Guía

Redescubriendo

¿Malos hijos o malos padres?

José Miguel Cuevas Delgadillo

Lunes, 25 de Septiembre del 2017. 3:17:13 pm

Letra más grande

La influencia de los padres en el comportamiento de niños y jóvenes dentro de los hogares es una realidad que no debemos minimizar. La necesidad de exponer al respecto es obvia: México es uno de los países que más genera delincuentes violentos en todo el mundo. Aunado al problema social de violencia que vivimos en Nayarit. Además, las agresiones que se viven en muchas escuelas que afectan a la gran mayoría de los niños de nuestro estado: la violencia física y el fenómeno denominado El niño bulyng o niño Caín. En su libro Hoy tirano mañana Caín, el doctor Jesús Amaya Guerra menciona tres características sobresalientes que sobresalen en la conducta de los niños agresivos: ?el niño bulyng mayor, más grande y más fuerte que los demás niños; le gusta causar daño emocional o psicológico, lo cual le da placer; y finalmente, sus acciones son repetitivas, es decir, continuas.? Según el autor, el niño Caín, abusa de los demás en cuatro niveles: físico, psicológico, verbal y sexual. Las principales causas que originan un perfil de agresividad en un niño a nivel familiar son: una familia inflexible violenta y una familia inconsistente débil.

I. Padres Inflexibles con Carencia Afectiva.
En este tipo de padres enfatiza de forma excesiva el control, la obediencia ciega e incuestionable a las reglas y establece una jerarquía de poder. En ese sentido, se describen algunas características importantes de este tipo de familia: El padre de familia es la única autoridad y siempre gana; las reglas se cumplen a través de amenazas y castigos; uso de la humillación; ambiente familiar de miedo; el amor es sobornado. Este tipo de familia favorece el resentimiento, la agresión y los odios, además altera el comportamiento de los hijos, se vuelven más insensibles y menos compasivos; no les importa el dolor ajeno y origina diferentes conductas delincuenciales como: el robo, la egresión, el uso de drogas y daños a propiedad privada.

II. Padres Permisivos que Buscan ser Amigos de sus Hijos.
Este tipo de paternidad, contraria a la anterior, carece de estructura firme y de aplicaciones de consecuencias disciplinarias. En este tipo de familias prevalece la permisividad y la total libertad sin límites. En este caso los padres no se preocupan por establecer reglas y se les dificulta la negación de solicitudes que hacen sus hijos como: permisos, dinero o cualquier otra actividad que requiere la aprobación de un adulto. El desinterés y la apatía por las actividades de los hijos es lo más común. Por lo regular, en este tipo de familias ni papá ni mamá saben los gustos y preferencias de sus hijos, desconocen si están entrando a sus clases, y si están en edad de trabajar no se interesan por saber en qué y en dónde lo hace. Ignoran por completo los hábitos de sus hijos fuera de casa, y cuando son descubiertos en alguna falta la llamada de atención es débil, inconsistente o, en el peor de los casos, no se amonesta o advierte, mucho menos se reprueba la acción. Los padres de estas familias son permisivos, y por lo regular minimizan las faltas de sus hijos. Existe una desproporcionada consideración hacia el pequeño a joven, impidiendo el establecimiento de límites y careciendo de firmeza a la hora de proporcionar una indicación o recomendación. Las características principales de esta familia son las siguientes: Los castigos y los premios son inconsistentes e injustificados; segundas y terceras oportunidades son dadas arbitrariamente; niños abandonados, es decir, padres presentes físicamente; pero ausentes emocionalmente y el amor es condicionado. Hasta la próxima. Conferencista y Orientador Familiar. Consultas Celular 311 136 89 86.

El Sol de Nayarit en Facebook

Comentarios

Agrega un Comentario
Nombre:
Cometario:
Nota.- Se recomienda discreción a la hora de vertir un comentario ya que todo lo que se escriba se publicará sin edición, restricción o censura alguna.
El Sol de Nayarit se reserva el derecho de eliminar algún comentario que considere difamatorio o que pudiera ser ofensivo para alguna persona, así como también se reserva el derecho de eliminar cualquier comentario amenazante, intimidatorio o que pretenda difundir temor o inestabilidad social.
<< Anterior
Aviso Oportuno
Siguiente >>