Acceder a la Guía

Con Precaución

El día del ferrocarrilero sigue

Sergio Mejía Cano

Lunes, 6 de Noviembre del 2017. 7:54:35 pm

Letra más grande

Este 7 de noviembre se conmemoran 110 años de la gesta heroica de Jesús García Corono, el Héroe de Nacozari.

Así que por lo mismo, muchos ferrocarrileros estamos de plácemes, sobre todo los de la vieja guardia porque al parecer a las nuevas generaciones de trabajadores ferroviarios como que no les llama mucho la atención festejar este día, porque no se les ve el entusiasmo que antes nos caracterizaba tanto.

A lo largo del país en donde hay vías férreas de por medio este día se ha celebrado festivamente durante la mayor parte del siglo XX; y ahora en pleno siglo XXI, si bien hay uno que otro festejo, estos se basan por lo regular en colocar una ofrenda floral en donde haya un busto o estatua del héroe ferrocarrilero, algunas palabras de algún oficial de las empresas ferroviarias concesionarias, un ágape con invitados especiales y hasta ahí.

Aunque la clase trabajadora pide apoyo a las secciones del sindicato, ya es muy poca la aportación por parte del mismo y si acaso, prestan el salón de actos de los edificios sindicales para que los trabajadores hagan su convivio.

Lejos quedaron ya aquellos grandes festejos como cuando Juan Riel rifaba en el país. Hoy no. Por ejemplo aquí en Tepic, algunos jubilados que ya son propietarios del Club Deportivo Ferrocarrilero, sito en las inmediaciones de la estación del ferrocarril, se organizan para organizar una comida para convivir un rato invitando a toda la gente que se aproxime a este lugar, tanto trabajadores jubilados, pensionados y activos desde luego, y también personas de alrededor de la estación y de otras partes que por amistad o compadrazgos se acercan a felicitar a los ferrocarrileros en su día.

Y si bien en la historia de la gesta heroica de Jesús García podría haber un poco de romanticismo, esto no es impedimento para que se tome más como un verdadero acto heroico que una novela creada ex profeso, porque hasta los gringos lo han reconocido y también lo homenajean.

Desde luego que no fue la máquina 501 la que manejaba el héroe de Nacozari, sino la número 2, y claro que no fue el único muerto en su hazaña, porque según los datos históricos murieron junto con él aproximadamente otras diez personas; sin embargo, de no haber hecho lo que hizo García Corona, pudiesen haber muerto muchos más, y de acuerdo con la historia sobre este hecho, también pudo haber desaparecido la población de Nacozari, en el estado de Sonora, porque fueron varias toneladas de dinamita las que estallaron debido a un infortunado accidente, como de esos que se van fraguando sin querer, pues se dice que una parrilla que debía contener las chispas del fogón de la máquina estaba mal orden, desajuste que se dice ya había reportado Jesús García y cuyo arreglo se fue postergando.

Este día era esperado con ansias porque hasta dos grupos musicales llegó a haber en las instalaciones del Club Deportivo, bebidas a morir y, obviamente, dicho baile del día del ferrocarrilero servía para afianzar noviazgos o que quedaran truncos de por vida.

En la ciudad de Guadalajara hubo un tiempo en que se alquilaba un salón especial para dicho festejo del 7 de noviembre; sin embargo, desde principio de la década de los años 70 del siglo pasado ya no se volvió a alquilar ningún salón o club para el propósito, ya que en 1971 se celebró este día en cuestión en el Club de Leones de la Perla Tapatía, pero debido a la presión de las bebidas espirituosas, al final del día este club en donde se llevaba a cabo el festejo quedó completamente destruido, por lo que ya jamás quisieron alquilarlo a los ferrocarrileros, y como que se corrió la voz, porque también otros salones de eventos negaban su autorización para que ahí se celebrara el día del ferrocarrilero.

Todo tiene un auge, y hoy en día al parecer a las nuevas generaciones de ferrocarrileros como que no les entusiasma tanto el festejo de su día, se seguirá recordando mientras haya ferrocarriles en la República Mexicana.

Se acostumbraba que desde las 00:01 horas, algunos empleados del ferrocarril colocaban unos petardos sobre el riel que, al ser pisados por las ruedas de las máquinas o unidades de arrastre tronaban estrepitosamente y así comenzaba para los ferroviarios su día que culminaba con el baile en el Club Deportivo Ferrocarrilero aquí en Tepic, y en otras partes en los edificios sindicales, para después algunos compañeros continuar la parranda en otras partes.

El día del ferrocarrilero es algo que tal vez persista a través de los tiempos, aunque ya no haya baile de por medio.

El Sol de Nayarit en Facebook

Comentarios

Agrega un Comentario
Nombre:
Cometario:
Nota.- Se recomienda discreción a la hora de vertir un comentario ya que todo lo que se escriba se publicará sin edición, restricción o censura alguna.
El Sol de Nayarit se reserva el derecho de eliminar algún comentario que considere difamatorio o que pudiera ser ofensivo para alguna persona, así como también se reserva el derecho de eliminar cualquier comentario amenazante, intimidatorio o que pretenda difundir temor o inestabilidad social.
<< Anterior
Aviso Oportuno
Siguiente >>