Acceder a la Guía

Con precaución

La controversia de si es legal o ilegal

Sergio Mejía Cano

Lunes, 12 de Febrero del 2018. 4:03:07 pm

Letra más grande

Este pasado viernes 09 del presente mes, al ir caminando por la calle puebla por la acera del mercado Juan Escutia, vi interrumpido mi paso por un agente vial que se estaba afanando en quitarle la placa delantera a una camioneta pequeña de color blanco o crema, no distinguí muy bien el color pues ya eran las 19: 15 horas. Y el agente vial obstruía el paso porque entre la trompa del vehículo y la pared nada más cabe una persona.

Le pido permiso para pasa al agente vial y no se mueve, nomás puja y balbucea algo entre dientes, pues como que no le dio la punta del destornillador y estaba buscando el adecuado. Le insisto en que me permita pasar por favor, a lo que se hace a un lado, pero como que no de muy buena gana. Paso a su lado y vuelve a las mismas, y en eso que me vence la imprudencia tal vez por la forma en que me cedió el paso o porque el hecho de que le estuviera quitando una placa a un vehículo que aparentemente estaba bien estacionado me sacó de onda. Aparentemente porque solamente el mismo agente vial era el que había visto alguna anomalía en la forma en que estaba estacionada la camionetita. Así que le pregunto que qué está haciendo, que eso de quitar la placa a un vehículo se podría considerar como otra cosa (por poco y le digo que se podría considerar como un robo), porque era propiedad privada, a lo que el agente vial me dice al tiempo en que se incorpora ya con la placa en la mano, la que pone encima del cofre de la camioneta, que es para garantizar el pago de la multa. Le hago ver que las placas son locales, y el agente responde que la infracción es porque está encima de la banqueta la camioneta. Le pregunto que si no basta con levantar una infracción mediante un folio, pero el agente no responde nada, pues está mirando la placa y la herramienta con la que la había destornillado.

Veo que lo único que está un poco encima de la acera es parte de la trompa de la camioneta y las ruedas topan en el machuelo, igual que las demás unidades que están a lo largo de dicha banqueta.

Le comento al agente vial que a mi parecer como ciudadano no es correcto que le quiten las placas a los vehículos porque se podría considerar como un ataque a la propiedad privada, a lo que responde el agente que así está estipulado en su reglamento y que es lo que está acatando. En eso estábamos el agente y un servidor, cuando de pronto llega un señor como entre 30 y 40 años de edad, alto y corpulento, pidiéndole de favor al agente vial que le haga la valona, que nada más había ido a comprar un vasito con granos de elote con crema, que no se había tardado mucho, que cuando mucho habían sido 10 minutos mientras lo despachaban. Pero el agente vial se mostró impasible; entonces llega otro señor más joven que el que platicaba con el agente vial, pero con las mismas proporciones corporales, al que le pregunto que si viene con el otro señor, respondiéndome que sí, entonces le hago ver mi punto de vista de que no considero que esté bien el que les quite una pertenencia a su vehículo, a lo que me dice que está de acuerdo en que no se las deben de quitar porque es como si le estuviera quitando un espejo, una rueda, el volante, etcétera. En eso veo que el de tránsito está llamando por teléfono móvil y me voltea a ver, así que mejor ahí la vemos, y me retiré del lugar, pues no vaya siendo que por metiche me meta en una bronca sin deberla ni temerla. Recordé aquello de que del 100 por ciento de los problemas el diez por ciento son circunstanciales y el 90 restante por metiches. Así que abur.

Ya estando con unos conocidos con los que coincido a tomar café, les platico lo anterior a lo que un señor ya mayor y que se dice versado en leyes, comenta que sí está facultado el tránsito (sic) para quitar las placas, a lo que otro de los concurrentes le recuerda que es anticonstitucional que un ciudadano sea molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones de acuerdo al artículo 16. Y quien se ostenta como versado en leyes, dice que las placas no son de quien las porta porque están en préstamo; sin embargo, alguien más dice que al momento de pagar las placas estas ya pertenecen a quien las pagó, y por lo tanto pasan a ser si no propiedad, sí posesión, así que no pueden quitárselas bajo ningún concepto a menos que haya una orden de un juez competente. Es como quien renta una casa, terció alguien más, pues al pagar la rente ya tiene la posesión del inmueble y el dueño no puede entrar sin el permiso de quien la está rentando.

Sea pues. Vale.

Imagen ilustrativa.

El Sol de Nayarit en Facebook

Comentarios

Agrega un Comentario
Nombre:
Cometario:
Nota.- Se recomienda discreción a la hora de vertir un comentario ya que todo lo que se escriba se publicará sin edición, restricción o censura alguna.
El Sol de Nayarit se reserva el derecho de eliminar algún comentario que considere difamatorio o que pudiera ser ofensivo para alguna persona, así como también se reserva el derecho de eliminar cualquier comentario amenazante, intimidatorio o que pretenda difundir temor o inestabilidad social.
<< Anterior
Aviso Oportuno
Siguiente >>